jueves, 21 de marzo de 2013


Enfermedades y Modo de Combatirlas

Nuestro periquito está enfermo
Esta lista está elaborada para que nos ayude a identificar qué enfermedad es la que está debilitando a nuestro periquito, en ningún caso pretende sustituir a un veterinario, el cual nos dará un trato más profesional. En este punto hay que tener en cuenta que deberíamos buscar un veterinario de exóticos, con esto nos aseguramos que sabrá tratar a nuestro periquito, ya que los veterinarios que sólo tratan a perros y gatos pueden no saber cómo actuar ante este tipo de aves.
Los síntomas son muy parecidos de una enfermedad a otra, con lo que nos pueden hacer dudar. Los periquitos soportan todo lo que pueden antes de mostrar algún síntoma de que les pasa algo, intentan esconder su enfermedad para no mostrar debilidad ante posibles depredadores. Así que para cuando notemos que a nuestro periquito le ocurre algo tendremos que tener claro que para entonces la enfermedad ya está avanzada.
Está triste y apático, apenas pía. Infla mucho el plumaje. No tiene fuerzas para sujetarse encima de la percha, se acuesta sobre ella, apoyando el vientre, mueve la cola al ritmo de la respiración.
Según el tipo de enfermedad dejará de comer o comerá mucho más de lo normal. Beberá también ávidamente.
Aquí te muestro una lista con las enfermedades más comunes y el modo de combatirlas. En la mayoría de los casos será imprescindible coger al periquito para administrarle el tratamiento, lo cual suele ser problemático tanto para nosotros como para ellos. Puedes encontar más información al respecto en la sección de cómo coger correctamente a un periquito.
Resfriado común
Ocasionado principalmente por corrientes de aire o cambios bruscos de temperatura. Bien tratado y cogido a tiempo no suele ser mortal. El periquito afectado estará triste y con el plumaje hinchado, permanece somnoliento y con una respiración pesada. Hay que darles calor, si los tenemos en el exterior habrá que ponerlos a cubierto dentro de casa, si conseguimos que el enfermo consiga una temperatura estable ya habremos avanzado bastante. Agua limpia, una buena alimentación de calidad, panizo para que no deje de comer y a la vez engorde son fundamentales. Para ayudarle todavía más, sustituye el agua por infusión de manzanilla o de hinojo (a temperatura ambiente). Suele ser recomendable aislar a los ejemplares enfermos.
Ácaros de la sarna
Dolencia que se manifiesta en forma de costras en el pico, en la parte de la cera e incluso en las patitas. No es para nada mortal pero sí muy molesta para el periquito. Untando un bastoncillo de algodón con aceite de oliva (o mejor aún con aceite de parafina, de venta en farmacias) y restregándoselo por las zonas afectadas, en un par sesiones, se les suele ir completamente. Hay que prolongar el tratamiento un par de semanas más para asegurarnos que no vuelven a aparecer los ácaros. Si eso no funciona en las tiendas de animales venden algunos tratamientos, los hay en forma de pomadas, en spray y gotas que se administran en el cuello del ave, funcionan practicamente en todos los casos.
Catarro de buche
Se presenta en los casos en que se dan alimento adulterados o comida verde sin lavar. El pájaro está triste, pico sucio, plumas erizadas, buche muy distendido, piel violeta, dejan de comer y beben ávidamente. La enfermedad dura unos 3-5 días y acaba con la muerte. Hay que darles granos limpios y lechuga bien lavada.
Catarro gastro-intestinal
Aparece en los ejemplares jóvenes, se debe a la mala calidad del grano, el periquito está triste, no come y las heces son blandas y acuosas, bebe abundantemente y enflaquece rápidamente terminando con la muerte. Se los separa para evitar contagio, se los mantiene con una temperatura suave y se les da alimento muy limpio.
Asma
Enfermedad crónica que se caracteriza por la dificultad respiratoria, muy acentuada en la respiración. Es una dolencia difícil de curar, por no decir imposible, pero generalmente no ocasiona la muerte. No hay que cansar ni asustar al animal, que puede mejorar si se pone en el agua del bebedero un trocito de regaliz o unas gotas de jarabe de Tolú.
Bronquitis
Inflamación de los bronquios y mucosas, que recubren las vías aéreas. Puede ser producida por polvillo de cal viva, gases irritantes, gérmenes... Los ejemplares afectados respiran penosamente, abriendo el pico para aspirar aire, permanecen quietos con los ojos cerrados, pierden el apetito y pueden llegar a sucumbir. Para el tratamiento es necesario ponerles en un local abrigado pero ventilado. Hay que separarlos del resto para evitar el contagio.
Epilepsia
Frecuente en los ejemplares jóvenes, se observa al momento al verlos saltar y revolotear por la jaula de manera rara, imprevista y alocada, quedando finalmente como paralizados por las patas y alas, lo que ya les impide saltar y volar, arrastrándose torpemente por el suelo. Enfermedad incurable, el único remedio algo eficaz es impresionarles repentinamente duchándolos con agua fría y secándolos inmediatamente al sol, lo que al parecer les devuelve el funcionamiento normal de los miembros.
Estreñimiento
Los periquitos hacen inútiles y continuos esfuerzos para depositar sus defecaciones, se cura dándoles abundante lechuga.
Fracturas
Se trata de roturas de algún huesecillo, particularmente de las alas o las patas, no suele haber complicaciones, pero si no se tiene cuidado la soldadura tiene lugar defectuosamente y el ejemplar puede quedar cojo.
Melancolía
Puede darse porque el periquito esté solo y más cuando se trata de adultos que han vivido en común. Si el solitario es macho, le desaparece la melancolía sólo con ponerle con otro, sea macho o hembra. En cambio si es hembra, solo se remedia con un macho, ya que con una hembra la atacará, matándola si puede.
Obesidad
El exceso de grasa no suele ser mortal para los periquitos que no se dedican a la reproducción, en cambio si lo es para éstos, sobretodo para las hembras que fallecen por atravesárseles un huevo. El remedio más eficaz consiste en separarlos en una jaula individual, darles verdura y comida en cantidad suficiente para su nutrición pero sin que se harte.
Parálisis de los jóvenes
Disminución o privación absoluta de ciertos movimientos voluntarios. Las causas pueden ser diversas, defectuosa alimentación, falta de luz solar, carencia de vitaminas... Hay que darles abundante lechuga, hueso de sepia y luz solar directa. Si la parálisis es de un ejemplar adulto, es incurable.
Paratifosis
Pierden la alegría, dejan de cantar y permanecen en los saltadores con las plumas erizadas, están con los ojos cerrados y su respiración es acelerada. Tardan muy poco en morir. Se les aislará, limpiándoles la jaula a diario, se renovará el agua dos o tres veces al día, echándole de 2 a 5 gramos de sulfato de hierro por litro.
Pepita
Se presenta como un tumor pequeño que sale debajo de la lengua, lo que les impide comer, y se conoce cuando el periquito está con la cabeza erizada y el pico casi siempre abierto. Se le abrirá el pico, cogiendoles la lengua con unas pinzas y con un alfiler desinfectado arrancarles el callo y aplicar en la heridita, un liquito a base de cebolla machacada y vinagre fuerte. Hay que mantener al pájaro una hora sin agua ni lechuga.
Piojillo
Son unos parásitos pequeñísimos que se alojan debajo de las plumas. Se conoce que están atacados por ellos al tener las plumas erizadas, mostrándose inquietos y sin cesar de expurgarse. Se debe a falta de higiene, se rocía al periquito con alcohol de 90º y se le pone en una jaula limpia...

jueves, 9 de agosto de 2012

La reproducción de los periquitos


La reproducción
Muchos pájaros no se reproducen hasta la llegada de la primavera, sin embargo el periquito se aparea y cría en cualquier época del año, le es indiferente la estación en la que nos encontremos. No obstante, nosotros como cuidadores, debemos proporcionarles unas condiciones adecuadas para la cría, y lógicamente una temperaturas muy bajas típicas del invierno no son las condiciones más recomendables. Lo ideal es colocar el nido para los meses de marzo o abril.
Como ya tenemos claro que nuestra pareja es realmente una pareja y que ya está establecida, si la cosa va bien veremos que el macho se vuelve inquieto y travieso, cantando alegremente y saltando de un saltador a otro, se acercará a la hembra, se alejará y regresará rápidamente, mientras se aproxima a la hembra irá cantando y veremos como se le estrecha la pupila, dilatándose casi al punto de manera muy rápida. 
Podemos conocer cuando una pareja, y concretamente la hembra, están en celo porque les cambia el céreo. En los machos el azul pasa a ser levemente más intenso y brillante. En las hembras es donde más se acentúa, ya que su color beige-marrón se vuelve marrón oscuro y algo más rugoso, está deseando ser madre.
Todo va según tiene que ir, pero falta el apareamiento. Cuando llegue el momento ella aceptará el cortejo del macho y se mostrará dispuesta, la veremos levantar la cola y reclinar la cabeza hacia atrás, toda una invitación que el macho no desaprovechará, colocará una de sus patas sobre la espalda de ella y un poco a lo torpe irá picando sobre ella mientras coge la postura para montarse encima, la cubrirá con una o las dos alas, mientras irá regalándole besitos continuamente, y entonces las cloacas de ambos entrarán en contacto y él depositará su semen en ella. Pueden estar apareándose durante tres o cuatro días.





La hembra empezará a entrar en el nido, entrará y saldrá, poco a poco empezará a pasar más tiempo dentro, hasta que ya apenas la veamos salir del nido más que para hacer sus necesidades (las hará en gran abundancia) y comer algo. Esto significará que va a empezar la puesta de los huevos, una pareja normal y en perfectas condiciones pone una media de 4-9 huevos. No siempre de todos los huevos saldrá un polluelo, sobretodo si la pareja es primeriza. Los huevos que están fecundados tienen un color más rosáceo y los que no lo tienen más blanco, el color es más clarito respecto a los fecundados.
Puesta e incubación
Hemos dejado a nuestra hembra dentro del nido, sus salidas se van haciendo menos y menos frecuentes, hasta que al fin, a los diez o doce días de haber entrado al nido pone el primer huevo, que incuba desde el primer instante.

En días alternos irá poniendo el resto de huevos hasta concluir la puesta, esto quiere decir que si el primer huevo lo pone un lunes, el segundo será para el miércoles y el tercero para el viernes, así sucesivamente, aunque debido a bajas temperaturas o a algún otro factor, los plazos pueden alargarse. La incubación corre por entero a cargo de la hembra, que apenas sale del nido más que para comer, y si su "esposo" es bueno, será él quien se ocupe de este menester.
El macho se asomará al nido, la llamará y ella subirá y asomará la cabeza por el orificio, abriendo el pico, donde el macho depositará amorosamente la comida que ha preparado en su buche. Tampoco es raro ni debemos preocuparnos si el macho entra en el nido para alimentar a la hembra, así mismo, es también normal que alguna hembra no tolere que el macho se quiera meter hasta la cocina y lo quiera echar a patadas, o más bien, a picotazos.
Es muy curioso observar a una periquita empollando, ya que está con las plumas erizadas cobijando por completo a los huevos. No hay que molestarlas cuando incuban, por lo menos excesivamente, mi experiencia me ha demostrado que hay hembras que aceptan mejor que otras que saciemos nuestra curiosidad abriendo la tapadera del nido, pero es mejor no abusar, ya que sino podemos ocasionar que abandone la nidada o que incluso rompa los huevos.
Nacimiento de los polluelos
La eclosión varía de acuerdo con la estación del año, oscilando entre los dieciséis a diecinueve días. En esta fecha nace el polluelo del primer huevo y con un día de intervalo o dos van naciendo los demás, esto se debe a que la puesta de los huevos las hace también en días alternos. Los polluelos que nazcan primero, con su calor, contribuirán de manera indirecta a la tarea materna, incubar.
Durante la primera semana la madre les alimenta con lo que se llama “leche de periquita” que es una sustancia que segregan cuando están criando y en ningún caso puede ser reemplazada por la papilla de la cría a mano, ya que contiene nutrientes indispensables para el desarrollo del polluelo.Desde el primer instante chillan con una estridencia semejante a la del ratón, siendo gracioso oírlos. De esta manera se sabe que en el nido ya hay recién nacidos. Nacen sin plumas y con los ojos cerrados, los cuales no abren hasta el séptimo u octavo día de su existencia.
































Mientras tanto les va naciendo un plumón de color blanco-ceniciento, que más adelante desaparece para dar paso al definitivo y verdadero plumaje. Si os fijais, podréis observar que las crías tienen abultada la parte del cuello, no os alarméis porque eso es el buche.
Cómo alimentar a los progenitores que están criando
Los únicos cuidados que requieren es que no les falte mijo, alpiste, avena (su mezcla de semillas habitual), lechuga, agua y hueso de sepia o jibia.
Deberán disfrutar de todos estos alimentos diariamente, ya que las semillas les son indispensables como alimento, el agua y la lechuga para ayudar a la digestión y posterior regurgitación a los polluelos, aparte de ser necesarias para el organismo, y el hueso de sepia para la formación de los huesos y buen desarrollo de las crías, puesto que lo que coman los padres, comerán sus polluelos.
En las tiendas de animales venden un compuesto llamado "pasta de cría", que como su nombre indica es especial para parejas reproductoras. Normalmente no le harán ni caso hasta que no nazcan los polluelos, que es cuando la comerán para alimentar a los pequeñajos.
Desarrollo y salida de los ejemplares jóvenes
Cuando han cumplido alrededor de los 30-35 días de edad, los ejemplares van saliendo del nido, pero como ocurrió con la puesta de los huevos y la posterior eclosión, no salen todos a la vez, sino que el primero que sale es el primero que nació.

La alimentación dentro del nido corre a cargo de la hembra ayudada del macho, quien entra en el nido y va cuidando también de la prole. Fuera del nido, normalmente se encarga el padre hasta que ellos ya son lo suficientemente hábiles para procurársela ellos mismos, este aprendizaje dura unos diez días.
Si hemos topado con una pareja buena, veremos como aún sin haber salido todas las crías del nido, ya ha empezado la hembra una nueva puesta de huevos.
Separación
Es un punto en el que hay que tener bastante cuidado. No podemos poner a un periquito recién salido del nido, solo en una jaula porque no sabe donde queda la comida y puede morir de hambre, no es una tontería.
Pero puede darse el caso, como me ha sucedido a mi, que una vez el primer polluelo sale del nido, la madre ya no vuelve a dejarlo entrar y se pone agresiva con él, llegando incluso a hacerle daño, en este caso hay que apartarlo enseguida. Yo lo que hacía era colocar a estos recién salidos en otras jaulas con otros pericos ya adultos, así podía fijarse en ellos y aprender a comer, a ver donde queda el agua, lo que es la vida de un periquito.
Que un polluelo sea atacado por sus padres se debe a que seguramente la hembra va a empezar una nueva puesta, no reconocerá a su hijo y atacará. En una jaula apenas hay espacio para huir, con lo que puede sufrir mucho daño.
Así que yo recomiendo estar pendiente de la primera salida para ver como reaccionan sus progenitores y si es conveniente separarlos de ellos. Si todo marchara bien, la separación debe realizarse unos diez días después de la salida.
La alimentación será la corriente, o sea, la indicada para la comida del periquito en general.
Lances en la cría
Aquí te muestro algunos de los problemas que se te pueden presentar en la cría, no están todos, pero si los más usuales:
Muerte de los polluelos, esto puede ser debido a la falta de comida, descuido nuestro, sobretodo de la lechuga, hay que darles periódicamente una hojita de lechuga, lavada y no muy fría si la hemos sacado del frigorífico. Tampoco les debe faltar nunca agua. Recuerda que los polluelos se alimentan de lo que comen los padres.
Puede darse que fallezca uno de los progenitores:
Están incubando y fallece la hembra, no podrá hacerse nada salvo si tenemos otras parejas criando, probar a depositar un par de huevos por nido.
Están incubando y fallece el padre, la hembra puede continuar incubando o no, depende de ella, ya no tendrá el apoyo del macho para alimentarla.
Polluelos nacidos y fallece la hembra, si la hembra fallece dentro del nido se enfriará y dejará sin calor a las crías que fallecerán también, si muere fuera o ya son algo grandes y retiramos el cuerpo de la madre, los polluelos piarán pidiendo comida al padre que se encargará de alimentarlos, y lo hará bien, pues a mi me ha ocurrido, se me escapó la hembra, pero eso sí, los polluelos ya deben estar un poco crecidos.
Polluelos nacidos y muere el padre, no hay problema. Ella seguirá criándolos.
Otro lance frecuente es encontrarnos con huevos fuera del nido, o rotos , debido posiblemente a que hemos estresado a nuestra hembra abriéndole el nido cada dos por tres para mirar en su interior, no hay que abusar, y si lo hacemos hemos de procurar no asustar al animal o esperar a que salga a comer y echar un rápido vistazo. Para este caso sirve lo dicho anteriormente, podemos coger los huevos con cuidado y volver a colocárselos a ella o a otras parejas que estén incubando.
Si es un pequeño polluelo el que nos encontramos que han echado fuera del nido, jamás debemos intentar de alimentarlo nosotros porque lo único que haríamos es acelerar su muerte, sólo nos queda devolverlo al interior del nido y esperar.
De este problema ya he hablado anteriormente, y es que la hembra ataque a sus crías conforme van saliendo del nido, esto no se puede curar, y lo único es vigilar la salida y alejarlos de la hembra, poniéndolos en otra jaula con más pericos para que aprenda a comer, si no podemos hacerlo, podemos optar por ser la hembra quien sea apartada, pues las crías ya serán lo suficientemente grandes para que sea el padre quien se encargue de ellas. Yo prefiero la primera opción, apartar a las crías, pero con mucho cuidado de vigilar que coman.
Otro de los problemas que muera la hembra durante la puesta por atravesársele un huevo, en este caso, si observamos que están alicaídas y con el plumaje erizado, le untaremos el bajo vientre con una plumita mojada en aceite de oliva puro, muy refinado, ya que esta untura puede facilitar la depositación del huevo.
Resumen y últimos consejos
A modo de recopilario, los pasos a seguir serían:
1. Una pareja de periquitos, macho y hembra, con un año de edad y que esté establecida. Si no lo está habremos de esperar a que la hembra acepte al macho.
2. En una jaula de cría para ellos solos ponerles un nido, esto les incitará a críar.
3. La alimentación típica cuidando que no falte hueso de sepia, piedra de calcio y lechuga.
4. Él la montará, ella empezará a entrar al nido hasta que llegue un momento en que ya apenas salga
5. Pasadas unas dos semanas aproximadamente la hembrá pondrá su primer huevo, los sucesivos serán en días alternos.
6. Transcurridos unos dieciocho días eclosionará el primer huevo, los demás en días alternos.
7. Treinta días después del primer nacimiento, el primer polluelo en nacer saldrá del nido.
8. Si todo va bien, dejaremos a la descendencia con los padres para que aprendan a comer, si hay problemas los separaremos de los padres, cuidando de que no mueran de hambre por no saber dónde quedan los comederos.
Unos últimos consejos
La cría desgasta mucho ya que exige un gran esfuerzo físico, así que no debemos permitir que nuestra pareja haga más de dos o tres puestas al año, procurando que haya descanso entre una puesta y otra. Si dejamos el nido puesto seguirán y seguirán criando hasta que la hembra muera de puro agotamiento, además de que las últimas nidadas serán muy débiles.
Podemos encontrarnos que para cuando vayamos a retirar el nido porque ya ha salido el último polluelo, nos demos cuenta que la hembra ya tiene empezada una nueva puesta, si no queremos que continúe dejaremos que acabe la puesta, si retiramos el nido prematuramente, romperemos el ciclo de la periquita, que se verá obligada a buscar otro nido, con los problemas que eso puede ocasionar de estrés psicológico e incluso problemas físicos. Así que esperaremos a que deposite el último huevo y lo ideal sería sustituirlos por huevos de plástico y esperar a que sea la propia hembra la que abandone el nido, aunque eso no siempre funciona, así que simplemente retiraremos el nido y aprovecharemos para limpiar y desinfectar, así dejaremos el nido listo para futuras ocasiones.
Para el que se lo pregunte no hay ningún problema en cruzar periquitos australianos o comunes con periquitos ingleses. Si es la hembra la inglesa, los periquitos saldrán con su tamaño, pero no tan grandes como un inglés puro. Si es el macho el inglés, nacerán más próximos a los comunes, aunque también serán levemente más grandes.

domingo, 27 de febrero de 2011

Peligros Naturales para el periquito Australiano

Por muchos cuidados y atenciones que prestemos a nuestras mascotas, nunca están a salvo de los improvistos. Entre otros peligros comunes para ellos están los gatos, las rapaces, las pequeñas piezas o sustancias que puedan ingerir, los agujeros, los recipientes con agua, las plantas..... Si conocemos los medios de evitar que algo de esto ocurra y aún así le sucede algo a nuestra mascota, debemos pensar que no hemos podido hacer nada mas por evitarlo, y intentar aprender de los errores para futuras ocasiones. Aunque la perdida de una mascota es algo muy doloroso y mas si se la ha cogido cariño, no debemos desanimarnos y dejar este mundo de los periquitos.
En resumidas cuentas, estos son los peligros que pueden llevar a una situación embarazosa a un periquito, pero existen muchos otros dependiendo del lugar donde les tengamos o donde les soltemos a volar.
Los gatos: Son animales por instinto cazadores, y un periquito puede ser una buena presa si no ponemos tierra de por medio entre ellos. Debemos asegurar las jaulas si están a la altura posiblemente alcanzable por los gatos, reforzar las paredes, o poner dobles rejillas si se trata de pajareras.
   Cuando el gato es joven, se le puede enseñar a convivir en perfecta armonía con los periquitos, eso si, siempre que estén dentro de la jaula o que el gato este en otra habitación si les soltamos. Si el gato es mas mayor, será muy difícil enseñarle que no debe molestarlos, y puede que se vea con ganas de echarles la zarpa. Si algún día vemos que se acerca demasiado a la jaula, o que les mira fijamente desde cerca, basta con gritarle para que vea que lo que hace esta mal, sin necesidad de pegarle o de maltratarle. Los gatos son animales bastante sensibles, por lo que el ruido ya es bastante molesto para ellos.
Las aves rapaces: En pueblos de montaña o incluso zonas de ciudad, donde últimamente están apareciendo mas rapaces de pequeño tamaño como halcones o cernícalos, es posible que nuestras mascotas reciban una desagradable visita. Si la jaula esta en balcones, terrazas, o al aire libre, tenemos que controlar la seguridad, pues las garras de estas aves podrían hacer trizas a nuestros pequeños en menos de que nos pudiéramos dar cuenta de que sucede.
Sustancias y piezas pequeñas: Los periquitos son animales muy juguetones y todo lo que tocan se convierte en un juego para ellos. Por ello, si tienen piezas pequeñas a su alcance, flecos de alfombras, hilos, restos de comida, o cualquier otro objeto de pequeño tamaño, seria mejor vigilarlos, o incluso, evitar que tuvieran contacto directo con ellos. Pueden ingerirlos por accidente y nos podemos llevar todos un buen susto.
Agujeros: Si dejamos que nuestros periquitos vuelen libremente por la casa o algún recinto cerrado, tenemos que mirar posibles agujeros donde puedan meterse. Estos pequeños exploradores a veces no son conscientes del riesgo que corren y se meten en agujeros estrechos, o pequeños huecos entre la pared y alguna estantería o mueble, la cama, libros.... Por eso, es mejor soltar a nuestros periquitos cuando nosotros podamos echarles un vistazo de vez en cuando por si sucede algo similar. Es muy desagradable el chillido de un periquito que se ve atrapado, y a mas de uno le ha costado tener que desmontar el mueble para poder sacar al periquito del agujero en el que se coló.
Recipientes con agua: Tenemos que mirar que si tenemos algún barreño con agua en la habitación para conservar la humedad, nos hemos dejado la tapa del inodoro abierta, tenemos alguna legumbre en remojo en la cocina o el fregadero lleno de agua, que no ronden por ahí los periquitos. Pueden caer dentro de ellos y ahogarse. Incluso cuando no se metan directamente sino que puedan caer mientras vuelan y se vean atrapados.
Las plantas: Las plantas de casa pueden ser un gran peligro para nuestros periquitos. Si tenemos alguna plantita cerca de ellos veremos que no ha pasado ni un DIA desde que compramos la planta hasta que ha quedado reducida a unas cuantas hojas por el pico de nuestros periquitos. Ocurre, que muchas plantas son venenosas para los periquitos, y el ingerir alguna de sus hojas, savia, o flores puede producirles enfermedades intestinales, y incluso matarles. Por lo general las plantas en flor es mejor no dejarlas cerca de los pájaros, y algunas otras como los ciclamen, las begonias, o la flor de pascua no son buenas compañeras de nuestras mascotas. Por el contrario, algunas plantas que se consideran inofensivas son la mayoría de árboles frutales, la cinta, el ficus benjamina, algunas clases de palmeras.... Si no sabemos a ciencia cierta si pueden ser malas para nuestros periquitos, mejor retirarlas mientras estén sueltos.

Desinfectar una jaula .




para desinfectar una jaula correctamente necesitas realizar los siguientes pasos:

1) Saca a tus periquitos de la jaula, mas todo lo que este dentro de ella, dejala vacía

2) Quita toda la suciedad gruesa que halla en ella (suciedad de periquitos, pedazos de ramitas, etc) todas las cosas grandes y que estorban.

3) Tenemos que tener en claro que una buena desinfeccion de nada sirve si antes no limpiamos bien la jaula, por lo tanto debemos LIMPIARLA primero, para esto usamos el DETERGENTE, los detergentes son sustancias tensoactiva que permiten mezclar el agua con otras sustancias que de otra forma no lo harian, ejemplo: agua + aceite no se mezclan pero si colocas detergente en la mezcla si lo haran. Preparate entonces una buena solucion de agua +a detergente y limpia bien toda la jaula, luego enjuagala.

4) Una vez limpia prepara una solucion DESINFECTANTE. desinfectar = matar a todos los organismos pequeños causantes o no de enfermedades...... Una solucion de 70% de alcohol + 30% de agua es un buen desinfectante, sino usa lavandina (hipoclorito) + agua o lo que sea que tengas a mano, ten en cuenta que lo que seas que decidas usar debes de EMPAPAR bien la jaula con la solucion y DEJARLA ACTUAR por lo menos 15 minutos. Luego enjuagala bien y listo, haz terminado de desinfectar la jaula.

corte de uñas y pico de los pericos australianos



Por lo general, el periquito afila su pico con el hueso de sepia o las ramas de madera que pueda haber en la jaula (también podría ser una pinza de madera de la ropa), pero a pesar de ello puede volverse demasiado largo y ser un impedimento a la hora de pelar las semillas (el sobrecrecimiento puede deberse a alguna enfermedad). 

Para cortarlo cogemos al periquito sujetándole con cuidado la cabeza, y otra persona con unas tijeras afiladas cortará la parte sobrante, que se distingue por ser mas clara y fina que el resto (mi veterinario me recomendó hacerlo con una lima de las uñas, un poco todos los dias hasta ir reduciéndolo). Al igual que con las uñas dejaremos la forma que adquiere con el crecimiento normal.

Si no te ves capacitado para cortar las uñas o el pico, deja que lo haga un veterinario, por que el pico sobre todo, es difícil de cortar.

El Baño de los pericos australianos

El baño
Los periquitos disfrutan de un baño regular, además ayuda en la muda y mantiene el plumaje limpio y brillante. Más que con la limpieza (que suele ser impecable gracias a que los periquitos dedican muchas horas a ordenar su plumaje y limpiarlo con el pico) es un comportamiento relacionado con el bienestar del periquito: se divierten mojándose el plumaje, además alivia el picor que conlleva la muda y arrastra el polvo del plumón, con lo que después el plumaje parecerá más limpio.
Muy importante: que no haya confusiones, con un baño me refiero a aquel que el periquito tome voluntariamente, nunca obligado por el dueño, en el peor de los casos con champú y secador!!
¿Cuantas veces?
No existe una respuesta categórica a esta pregunta: algunos periquitos se bañan siempre que se les de la oportunidad, algunos apenas se bañan, solo lo hacen los días de calor, mientras están mudando, etc. El dueño debería ser la persona que mejor conoce a sus periquitos, y si ve que disfrutan con ello no hay ningún inconveniente de ofrecer el baño todos los días. El mínimo debería ser una vez por semana, aunque los periquitos no se bañan, por lo menos tienen la oportunidad de hacerlo.
¿Con qué?
Los periquitos solo deberían bañarse con agua sin ningún aditivo. Cualquier sustancia añadida puede estropear el plumaje, o peor, ser perjudicial para el periquito. NUNCA se debe añadir productos parasiticidas al agua de baño, ya que el periquito tras bañarse se limpiará el plumaje a fondo, ingiriendo grandes cantidades de la sustancia en cuestión. Incluso suelen beber del agua de baño.
El agua de baño no debe estar muy frío ni muy caliente, lo ideal es una temperatura de aprox. 20 - 25 grados.
¿Cómo?
Algunos periquitos se bañan directamente en un recipiente con agua. Para ello se puede utilizar las bañeras comerciales para colgar en la puerta de la jaula. Este tipo de recipientes queda muy bien para el principio, pero una vez que los periquitos estén habituados a salir de su jaula y disfrutar del vuelo libre por la habitación es mejor ofrecer un plato hondo con agua. Las bañeras son demasiado pequeñas, en ellas el periquito apenas puede abrir las alas.
Es importante que la bañera tenga el suelo rugoso para que los periquitos no resbalen. Las bañeras comerciales ya lo suelen tener de esta forma, si utilizas un plato puede colocar un par de pequeñas piedritas (bien limpiadas) o, si es de plástico, raspar el suelo con un cunchillo. Llena el recipiente con 2 - 3 cm de agua (no más).
Algunos periquitos tienen miedo a lanzarse "con la cabeza al agua". Si tu periquito no se baña puedes convencerlo poniendo, en vez de agua, hierbas o lechuga mojada en la bañera, y una vez que el periquito aprenda a mojarse el plumaje en ellos, poner poco a poco más agua. Algunos periquitos incluso prefieren el "baño vegetal" ante el baño tradicional con agua, allá ellos (bueno, por lo menos sabe bien y todo... ¡A ver cuando se inventa el primer jabón comestible para nosotros! ¡Me lo pido sabor a vainilla!  ).
Algunos periquitos disfrutan tomando un baño bajo un grifo (poco) abierto, sentados en la mano de su cuidador. Asegúrate de que el agua no sale ni muy frío ni muy caliente, y con un chorro suave (más bien goteando).
Finalmente, el método más popular entre los periquitos es el "baño bajo la lluvia" con un pulverizador como se vende para pulverizar plantas de interior. Se llena con agua tibia y se regula de manera que el agua salga formando gotas, pulverizando los periquitos desde una distancia de aprox. 30 cm. Si les gusta abrirán sus alas y erizarán su plumaje, en caso contrario intentarán evitar el agua y pegarán las plumas al cuerpo. Muy importante: ¡El pulverizador de los periquitos NUNCA se puede utilizar para insectizidas, detergentes, abonos..., solo con agua! Aunque después lo rellenes con agua de nuevo, quedarán residuos.