domingo, 27 de febrero de 2011

Peligros Naturales para el periquito Australiano

Por muchos cuidados y atenciones que prestemos a nuestras mascotas, nunca están a salvo de los improvistos. Entre otros peligros comunes para ellos están los gatos, las rapaces, las pequeñas piezas o sustancias que puedan ingerir, los agujeros, los recipientes con agua, las plantas..... Si conocemos los medios de evitar que algo de esto ocurra y aún así le sucede algo a nuestra mascota, debemos pensar que no hemos podido hacer nada mas por evitarlo, y intentar aprender de los errores para futuras ocasiones. Aunque la perdida de una mascota es algo muy doloroso y mas si se la ha cogido cariño, no debemos desanimarnos y dejar este mundo de los periquitos.
En resumidas cuentas, estos son los peligros que pueden llevar a una situación embarazosa a un periquito, pero existen muchos otros dependiendo del lugar donde les tengamos o donde les soltemos a volar.
Los gatos: Son animales por instinto cazadores, y un periquito puede ser una buena presa si no ponemos tierra de por medio entre ellos. Debemos asegurar las jaulas si están a la altura posiblemente alcanzable por los gatos, reforzar las paredes, o poner dobles rejillas si se trata de pajareras.
   Cuando el gato es joven, se le puede enseñar a convivir en perfecta armonía con los periquitos, eso si, siempre que estén dentro de la jaula o que el gato este en otra habitación si les soltamos. Si el gato es mas mayor, será muy difícil enseñarle que no debe molestarlos, y puede que se vea con ganas de echarles la zarpa. Si algún día vemos que se acerca demasiado a la jaula, o que les mira fijamente desde cerca, basta con gritarle para que vea que lo que hace esta mal, sin necesidad de pegarle o de maltratarle. Los gatos son animales bastante sensibles, por lo que el ruido ya es bastante molesto para ellos.
Las aves rapaces: En pueblos de montaña o incluso zonas de ciudad, donde últimamente están apareciendo mas rapaces de pequeño tamaño como halcones o cernícalos, es posible que nuestras mascotas reciban una desagradable visita. Si la jaula esta en balcones, terrazas, o al aire libre, tenemos que controlar la seguridad, pues las garras de estas aves podrían hacer trizas a nuestros pequeños en menos de que nos pudiéramos dar cuenta de que sucede.
Sustancias y piezas pequeñas: Los periquitos son animales muy juguetones y todo lo que tocan se convierte en un juego para ellos. Por ello, si tienen piezas pequeñas a su alcance, flecos de alfombras, hilos, restos de comida, o cualquier otro objeto de pequeño tamaño, seria mejor vigilarlos, o incluso, evitar que tuvieran contacto directo con ellos. Pueden ingerirlos por accidente y nos podemos llevar todos un buen susto.
Agujeros: Si dejamos que nuestros periquitos vuelen libremente por la casa o algún recinto cerrado, tenemos que mirar posibles agujeros donde puedan meterse. Estos pequeños exploradores a veces no son conscientes del riesgo que corren y se meten en agujeros estrechos, o pequeños huecos entre la pared y alguna estantería o mueble, la cama, libros.... Por eso, es mejor soltar a nuestros periquitos cuando nosotros podamos echarles un vistazo de vez en cuando por si sucede algo similar. Es muy desagradable el chillido de un periquito que se ve atrapado, y a mas de uno le ha costado tener que desmontar el mueble para poder sacar al periquito del agujero en el que se coló.
Recipientes con agua: Tenemos que mirar que si tenemos algún barreño con agua en la habitación para conservar la humedad, nos hemos dejado la tapa del inodoro abierta, tenemos alguna legumbre en remojo en la cocina o el fregadero lleno de agua, que no ronden por ahí los periquitos. Pueden caer dentro de ellos y ahogarse. Incluso cuando no se metan directamente sino que puedan caer mientras vuelan y se vean atrapados.
Las plantas: Las plantas de casa pueden ser un gran peligro para nuestros periquitos. Si tenemos alguna plantita cerca de ellos veremos que no ha pasado ni un DIA desde que compramos la planta hasta que ha quedado reducida a unas cuantas hojas por el pico de nuestros periquitos. Ocurre, que muchas plantas son venenosas para los periquitos, y el ingerir alguna de sus hojas, savia, o flores puede producirles enfermedades intestinales, y incluso matarles. Por lo general las plantas en flor es mejor no dejarlas cerca de los pájaros, y algunas otras como los ciclamen, las begonias, o la flor de pascua no son buenas compañeras de nuestras mascotas. Por el contrario, algunas plantas que se consideran inofensivas son la mayoría de árboles frutales, la cinta, el ficus benjamina, algunas clases de palmeras.... Si no sabemos a ciencia cierta si pueden ser malas para nuestros periquitos, mejor retirarlas mientras estén sueltos.

Desinfectar una jaula .




para desinfectar una jaula correctamente necesitas realizar los siguientes pasos:

1) Saca a tus periquitos de la jaula, mas todo lo que este dentro de ella, dejala vacía

2) Quita toda la suciedad gruesa que halla en ella (suciedad de periquitos, pedazos de ramitas, etc) todas las cosas grandes y que estorban.

3) Tenemos que tener en claro que una buena desinfeccion de nada sirve si antes no limpiamos bien la jaula, por lo tanto debemos LIMPIARLA primero, para esto usamos el DETERGENTE, los detergentes son sustancias tensoactiva que permiten mezclar el agua con otras sustancias que de otra forma no lo harian, ejemplo: agua + aceite no se mezclan pero si colocas detergente en la mezcla si lo haran. Preparate entonces una buena solucion de agua +a detergente y limpia bien toda la jaula, luego enjuagala.

4) Una vez limpia prepara una solucion DESINFECTANTE. desinfectar = matar a todos los organismos pequeños causantes o no de enfermedades...... Una solucion de 70% de alcohol + 30% de agua es un buen desinfectante, sino usa lavandina (hipoclorito) + agua o lo que sea que tengas a mano, ten en cuenta que lo que seas que decidas usar debes de EMPAPAR bien la jaula con la solucion y DEJARLA ACTUAR por lo menos 15 minutos. Luego enjuagala bien y listo, haz terminado de desinfectar la jaula.

corte de uñas y pico de los pericos australianos



Por lo general, el periquito afila su pico con el hueso de sepia o las ramas de madera que pueda haber en la jaula (también podría ser una pinza de madera de la ropa), pero a pesar de ello puede volverse demasiado largo y ser un impedimento a la hora de pelar las semillas (el sobrecrecimiento puede deberse a alguna enfermedad). 

Para cortarlo cogemos al periquito sujetándole con cuidado la cabeza, y otra persona con unas tijeras afiladas cortará la parte sobrante, que se distingue por ser mas clara y fina que el resto (mi veterinario me recomendó hacerlo con una lima de las uñas, un poco todos los dias hasta ir reduciéndolo). Al igual que con las uñas dejaremos la forma que adquiere con el crecimiento normal.

Si no te ves capacitado para cortar las uñas o el pico, deja que lo haga un veterinario, por que el pico sobre todo, es difícil de cortar.

El Baño de los pericos australianos

El baño
Los periquitos disfrutan de un baño regular, además ayuda en la muda y mantiene el plumaje limpio y brillante. Más que con la limpieza (que suele ser impecable gracias a que los periquitos dedican muchas horas a ordenar su plumaje y limpiarlo con el pico) es un comportamiento relacionado con el bienestar del periquito: se divierten mojándose el plumaje, además alivia el picor que conlleva la muda y arrastra el polvo del plumón, con lo que después el plumaje parecerá más limpio.
Muy importante: que no haya confusiones, con un baño me refiero a aquel que el periquito tome voluntariamente, nunca obligado por el dueño, en el peor de los casos con champú y secador!!
¿Cuantas veces?
No existe una respuesta categórica a esta pregunta: algunos periquitos se bañan siempre que se les de la oportunidad, algunos apenas se bañan, solo lo hacen los días de calor, mientras están mudando, etc. El dueño debería ser la persona que mejor conoce a sus periquitos, y si ve que disfrutan con ello no hay ningún inconveniente de ofrecer el baño todos los días. El mínimo debería ser una vez por semana, aunque los periquitos no se bañan, por lo menos tienen la oportunidad de hacerlo.
¿Con qué?
Los periquitos solo deberían bañarse con agua sin ningún aditivo. Cualquier sustancia añadida puede estropear el plumaje, o peor, ser perjudicial para el periquito. NUNCA se debe añadir productos parasiticidas al agua de baño, ya que el periquito tras bañarse se limpiará el plumaje a fondo, ingiriendo grandes cantidades de la sustancia en cuestión. Incluso suelen beber del agua de baño.
El agua de baño no debe estar muy frío ni muy caliente, lo ideal es una temperatura de aprox. 20 - 25 grados.
¿Cómo?
Algunos periquitos se bañan directamente en un recipiente con agua. Para ello se puede utilizar las bañeras comerciales para colgar en la puerta de la jaula. Este tipo de recipientes queda muy bien para el principio, pero una vez que los periquitos estén habituados a salir de su jaula y disfrutar del vuelo libre por la habitación es mejor ofrecer un plato hondo con agua. Las bañeras son demasiado pequeñas, en ellas el periquito apenas puede abrir las alas.
Es importante que la bañera tenga el suelo rugoso para que los periquitos no resbalen. Las bañeras comerciales ya lo suelen tener de esta forma, si utilizas un plato puede colocar un par de pequeñas piedritas (bien limpiadas) o, si es de plástico, raspar el suelo con un cunchillo. Llena el recipiente con 2 - 3 cm de agua (no más).
Algunos periquitos tienen miedo a lanzarse "con la cabeza al agua". Si tu periquito no se baña puedes convencerlo poniendo, en vez de agua, hierbas o lechuga mojada en la bañera, y una vez que el periquito aprenda a mojarse el plumaje en ellos, poner poco a poco más agua. Algunos periquitos incluso prefieren el "baño vegetal" ante el baño tradicional con agua, allá ellos (bueno, por lo menos sabe bien y todo... ¡A ver cuando se inventa el primer jabón comestible para nosotros! ¡Me lo pido sabor a vainilla!  ).
Algunos periquitos disfrutan tomando un baño bajo un grifo (poco) abierto, sentados en la mano de su cuidador. Asegúrate de que el agua no sale ni muy frío ni muy caliente, y con un chorro suave (más bien goteando).
Finalmente, el método más popular entre los periquitos es el "baño bajo la lluvia" con un pulverizador como se vende para pulverizar plantas de interior. Se llena con agua tibia y se regula de manera que el agua salga formando gotas, pulverizando los periquitos desde una distancia de aprox. 30 cm. Si les gusta abrirán sus alas y erizarán su plumaje, en caso contrario intentarán evitar el agua y pegarán las plumas al cuerpo. Muy importante: ¡El pulverizador de los periquitos NUNCA se puede utilizar para insectizidas, detergentes, abonos..., solo con agua! Aunque después lo rellenes con agua de nuevo, quedarán residuos.

cuidados diarios de lo pericos australianos



Cuidados diarios


Los periquitos son aves muy vivaces, y tenerlos siempre encerrados en una jaula es algo que va completamente en contra de su naturaleza. Los periquitos silvestres son nómadas, recorren muchos kilómetros diarios volando. Por supuesto, nunca podemos brindar a nuestros periquitos "caseros" todo el espacio que necesitarían para vivir como en libertad, pero lo mínimo que podemos hacer es darles la oportunidad de salir de su jaula y moverse libremente por la habitación.


Hay ciertos trabajos que con el tiempo se convertirán en rutina. Por ejemplo, limpiar la jaula. Es conveniente que limpies la bandeja en el fondo por lo menos una vez a la semana, las rejas las puedes limpiar con una esponja húmeda siempre que haga falta, igual que las perchas.
Es importante que ofrezcas de vez en cuando la oportunidad de bañarse a tu periquito. Puedes comprar una bañera de colgar en la puerta de la jaula, pero si tu periquito está acostumbrado a la mano puedes llevarlo al baño o la cocina para que se bañe debajo de un grifo goteando. A algunos les encanta, a otros no, pero en cualquier caso, inténtalo.

Soltar a volar a los periquitos
Soltarlos, ¿por qué?
Los periquitos son aves muy vivaces, y tenerlos siempre encerrados en una jaula es algo que va completamente en contra de su naturaleza. Los periquitos silvestres son nómadas, recorren muchos kilómetros diarios volando. Por supuesto, nunca podemos brindar a nuestros periquitos "caseros" todo el espacio que necesitarían para vivir como en libertad, pero lo mínimo que podemos hacer es darles la oportunidad de salir de su jaula y moverse libremente por la habitación.
Un periquito permanentemente encerrado en su jaula pronto sufrirá problemas de salud, como obesidad, ventilación deficiente de los sacos aéreos, atrofia de la musculatura del vuelo... y seguro que no estará feliz. Aunque la jaula te parezca enorme, nunca habrá en ella suficiente espacio para que los periquitos puedan volar de verdad, esto únicamente es posible en pajareras relativamente grandes (de varios metros de longitud) o dentro de la propia habitación.
¿Cuantas veces?
Si la jaula no cumple con las medidas mínimas (60 x 40 para una pareja) es recomendable que siempre permanezca abierta y que los periquitos solo la utilicen como "dormitorio" por las noches. Si la jaula es más grande basta con unas horas diarias de vuelo libre (por lo menos cinco), pero cuanto más, mejor. Para poder prescindir totalmente de estas excursiones por la habitación los periquitos tendrían que vivir en una pajarera de varios metros de longitud.
¿Donde?
Siempre en una habitación completamente CERRADA. Soltar un periquito a volar fuera de la casa es más que arriesgado: como aves nómadas, el sentido de la orientación del periquito no está muy desarrollado. Aunque quisiera volver, es muy probable que no encuentre el camino de vuelta a su casa. Además los periquitos tienden a huir volando de cualquier peligro que se les presente, basta con un pequeño susto fuera de la casa y el periquito sale volando "sin cabeza", sin que haya posibilidades de recuperarlo (y probablemente firmando su condena a muerte). Esto puede ocurrir también con periquitos muy mansos que en condiciones normales nunca saldrían volando de la mano. Mejor no arriesgarse.
Aparte de esto, al aire libre hay multitud de peligros que no podemos evitar: plantas venenosas, contagio con enfermedades a través de pájaros silvestres, aves rapaces, el gato del vecino...
Lo más normal es elegir la habitación donde poner la jaula también en función de las posibilidades que se tienen en ella de soltar a los periquitos a volar. Absolutamente desaconsejable es la cocina: hay demasiados peligros que no se pueden evitar, como vitrocerámicas calientes, vapores venenosos de productos de limpieza y teflón, alimentos inapropiados para los periquitos... Y, al no ser que te guste el potaje con plumitas, tampoco es muy higiénico.
En cualquier caso, hay que preparar la habitación de tal forma que se evite cualquier peligro para los periquitos. Además conviene poner en ella algún "espacio de juegos" diseñado para los periquitos, que les pueda servir como "pista de aterrizaje" y donde puedan pasar el tiempo que pasen fuera de la jaula.
El recorte de las alas
Lo que comúnmente se llama "recorte de las alas" normalmente "solo" se refiere a cortar las remeras (las plumas largas de las alas) más externas, no el ala en sí. Hay una variedad más bestial, que consiste en seccionar un ligamento del ala, con lo que el ave no pueda controlar los movimientos del mismo. Por suerte, esta operación se practica muy poco (cualquier veterinario que la realiza parece que no ha entendido nada de lo que es la ética profesional) y más bien en aves mayores, como cacatúas o guacamayos.
Aún así, es simple recorte de las remeras ya es más que rechazable. Privando al periquito de su capacidad de vuelo se le quita su forma de desplazarse que más utiliza, el vuelo. Además conlleva las mismas problemas de salud que la falta de movimiento por estar encerrado permanentemente en la jaula: obesidad, atrofia de la musculatura de las alas...
bajo este aspecto, es especialmente peligroso recortar las remeras a periquitos muy jóvenes, que todavía están ejercitando y desarrollando esta musculatura con sus primeros intentos de vuelo. Si no pueden hacerlo adecuadamente esto puede llevar a problemas de vuelo durante toda su vida.
El recorte de las alas no minimiza los riesgos para el periquito durante el vuelo libre. En una habitación adecuadamente preparada para soltar a los periquitos se puede evitar la gran mayoría de las situaciones peligrosas, aunque los periquitos conserven su capacidad de vuelo. Incluso, si se cortan de forma irregular, el periquito puede sufrir serios accidentes al poder volar un poco, sin coger altura, pero tampoco sin poder controlar la dirección o la velocidad de vuelo. Es más, paradójicamente el recorte de las alas guarda el peligro de que el periquito escape volando: las remeras vuelven a crecer tras cada muda. Si el dueño no está atento al crecimiento de las nuevas plumas cualquier día abre la ventana confiando en que el periquito no puede volar, y éste puede escapar.
La primera excursión
Puedes empezar a soltar a volar a tus periquitos en cuanto lleven 2 - 3 semanas en tu casa. En este tiempo se acostumbrarán a su nuevo entorno y por lo menos conocerán la habitación de vista. No hace falta que estén acostumbrados a la mano; aunque facilita las cosas, no es imprescindible. También un periquito asustadizo puede aprender sin mayores problemas a salir y volver a entrar en su jaula.
¡Es muy importante que las ventanas estén cubiertas! Los periquitos no los reconocen como cristal y pueden intentar traspasarlos, un choque frontal puede desnucarlos. Así que baja las persianas, si no tienes, pega unos folios en ellos con algo de cinta adhesiva. Luego cada día puedes abrir las persianas un poco más o quitar algún folio hasta que los periquitos aprendan a reconocer las ventanas como frontera.
Para que los periquitos salgan de su jaula, simplemente ábreles la puerta. ¡NUNCA los saques con la mano o los espantes! Si salen por su propia voluntad también encontrarán el camino de vuelta. Si no salen el primer día que les abras la puerta, ya saldrán el segundo. No los fuerces, déjalos decidir. Los más espabilados saldrán en cuanto vean la puerta abierta, pero los más tímidos pueden pasarse días mirando la puerta abierta sin saber qué hacer.
La primera excursión siempre suele ser algo caótica: no es raro que los periquitos, todavía no muy experimentados con el vuelo, resbalen al aterrizar o incluso choquen contra las paredes. Por muy espectacular que parezca, no se suelen hacer daño. Lo más normal es que aterricen en algún lugar elevado, como encima de muebles altos. La altura les da seguridad.
Cada vez las excursiones serán menos caóticas. Los periquitos se acostumbrarán a ellos y saldrán y entrarán sin problemas. También explorarán la habitación, si les tienes preparado algún espacio de juegos probablemente se convertirá en su lugar predilecto cuando están fuera de la jaula.
¿Como meto a un periquito en la jaula de nuevo???
Muy fácil: dejando que entre solo. Todos los periquitos pueden aprender sin ningún problema a volver a entrar en la jaula por si solos.
Para que funcione conviene seguir una serie de reglas:
  • El periquito tiene que haber salido solo. Si salió porque lo sacaste con la mano o porque se vio espantado puede que no encuentre el camino de vuelta. Si encontró la puerta para salir, también la encontrará para entrar.
  • Para poder entrar en la jaula con más facilidad puedes colocar una percha de plástico (de los que solo se enganchan a las rejas por un extremo) ante la puerta por fuera de la jaula, y luego dentro de la jaula cerca de la puerta alguna golosina, como un racimo de panizo. ¡No ofrezcas comida fuera de la jaula! Bueno, no pasa nada si de vez en cuando le das alguna golosina de tu mano mientras esté fuera o al principio la utilices para atraerlo hacia el espacio de juegos, pero no le des nada para "hartarse a comer". Así el periquito si se ve con hambre, buscará el camino de vuelta a la jaula. Además, los periquitos tienen un metabolismo bastante alto y comen pequeñas cantidades de semillas repartidos a lo largo de todo el día, así que el periquito entrará en la jaula cada cierto tiempo para comer.
  • La primera vez que sueltes a tus periquitos es posible que no entren por la noche por si solos. Si es así puedes dejarlos fuera esta noche sin ningún problema, dejando alguna luz tenue encendida en la habitación. Si están acostumbrados a la mano también puedes intentar hacerlos subir a tu dedo y devolverlos a la jaula, incluso, si ésta no es demasiado grande, puedes "ofrecerla" a los periquitos, llevándola a donde están ellos, a veces así entran. Si no funciona nada de esto ya entrarán por la mañana siguiente por si solos. Y una vez que hayan encontrado el camino de vuelta, es casi seguro que en futuras ocasiones volverán a la jaula por la noche sin problema ninguno.
Si en alguna ocasión es imprescindible devolver al periquito a la jaula la forma menos estresante de atraparlo es oscureciendo la habitación, ya que en la oscuridad el periquito no volará, siendo más fácil cogerlo. Además de esta forma no asociará la experiencia de ser atrapado con el aspecto de su cuidador. ¡Aun así, esto solo debería ser una solución de emergencia y algo excepcional! Siempre supone un gran susto al periquito y un gran retroceso en la confianza hacia el dueño. ¡Nunca intentes atrapar a un periquito durante el vuelo! Es muy fácil dislocarle la articulación del hombro.

Posibles peligros y cómo evitarlos
Es absolutamente imprescindible hacer algunos "ajustes" en la habitación donde vayan a vivir los periquitos (y donde el dueño responsable los soltará a volar) para evitar posibles peligros. Estas pequeñas reformas no son difíciles ni costosos, pero pueden evitar accidentes horribles a los periquitos. Aquí puedes encontrar un listado de los principales peligros que puede haber. No es, ni mucho menos, completa, pero puede servirte como referencia para mejorar la seguridad de la habitación de los periquitos.
Escapar volando
Según estadísticas, tres de cada diez periquitos "salen volando". Cifras bastante tristes, teniendo en cuenta que las posibilidades del periquito de sobrevivir más que unos días en libertad total son prácticamente nulos. Yo misma he perdido a cuatro periquitos muy queridos porque se escaparon.
¡No dejes abierto ninguna ventana o puerta en la habitación de los periquitos mientras estos estén sueltos, tampoco "un poquito" o aunque estén cubiertos por cortinas! Los periquitos son muy curiosos y tarde o temprano encontrarán la forma de salir por los rincones más insospechados.
Para evitar que escapen por la puerta de la habitación si alguien la abre conviene poner una especie de cartel por fuera, tipo "Cuidado, periquitos sueltos", para que nadie la abra desprevenido. También es una buena idea colocar una cortina de bambú delante de la puerta, pero aún así hay que mantener la puerta siempre cerrada, ya que la cortina puede evitar que el periquito salga volando en un primer momento, pero con el tiempo encontrará la forma de pasar por ella.
Para poder airear la habitación mientras los periquitos estén sueltos se puede colocar una malla metálica delante de alguna ventana. La forma más fácil es construir un marco de madera de tamaño ligeramente superior al de la ventana, fijar la malla a él y sujetar toda la estructura a la pared. Incluso, la versión más barata y fácil, es una malla antimosquitos fijada a la pared "de quita y pon", con velcro. Pero asegúrate que está muy bien fijada en las esquinas y vigila que no haya ningún objeto cerca de la malla donde los periquitos puedan posarse, al morder la malla si la alcanzan pueden romperla y escapar.
Incluso hay periquitos que aprenden a abrir la puerta de su jaula con el pico. Para evitar que demuestren esta "habilidad" cuando la ventana está abierta, conviene colocar un pequeño candado o incluso unas pinzas de la ropa en la puerta.
Aquí puedes encontrar consejos sobre qué hacer si se te escapa un periquito.
Rincones estrechos, espacios entre muebles y la pared
Los periquitos en libertad crían en troncos huecos. También en cautividad utilizan cajas de nido, y buscan rincones oscuros con la entrada estrecha para explorarlos en función de su aptitud como nido. Así es fácil que se metan en espacios estrechos de donde después no puedan salir, por ejemplo, detrás de los libros en una estantería. También puede ocurrir que resbalen y caigan detrás de algún mueble que no está completamente arrimado a la pared. Para evitar que esto ocurra conviene arribar los muebles completamente a la pared, o bien, separarlos tanto que un periquito que caiga detrás pueda salir por un lado. Eventuales "cuevas de nido" que pueden suponer algún peligro se deben tapar.
Ventanas, espejos grandes
Los periquitos no reconoce las superficies de cristal como barreras si no están habituados a ellos. Incluso periquitos ya habituados a ellos pueden "olvidarse" de ello si se ven en una situación de pánico. Un choque frontal contra una ventana o un espejo en el peor de los casos puede desnucar al periquito, produciéndole una muerte instantánea, o por lo menos causarle una conmoción cerebral o rotura del pico.
Para habituar los periquitos a los superficies de cristal hay que empezar por cubrirlos completamente (bajando las persianas, o incluso pegando algunos folios de papel con cinta adhesiva sobre ellos) y después cada día ir descubriéndolos poco a poco. Como "recordatorio" para evitar colisiones en caso de pánico puedes pegar unas cuantas pegatinas sobre el cristal (por ejemplo, como los que venden especialmente para evitar colisiones de aves silvestres en ventanales, en forma de silueta de ave rapaz, pero sirve cualquier otro motivo), aproximadamente una por metro cuadrado.
Enchufes, cables eléctricos
Existe el peligro de que el periquito se electrocute al morder un cable o "explorar" un enchufe. Puedes poner una tapa de seguridad para niños en los enchufes, e intenta poner todos los cables fuera del alcance de los periquitos en medida de lo posible.
Cortinas, alfombras, telas gruesas
Existe el peligro de que el periquito se lastime al trabarse en ellos con sus uñas e intente soltarse. Para evitarlo conviene usar cortinas de tela gruesa en la habitación de los periquitos.
Recipientes hondos (vasijas, papeleras) o con agua (acuarios, el inodoro)
El periquito puede caer dentro y después no puede salir o se ahoga. El interior de recipientes hondos se puede recubrir con malla metálica o taparlos de algún modo. Acuarios y otros recipientes con agua siempre deben tenerse tapados. El cuarto de baño de todos modos debería ser una zona tabú para los periquitos, también por la cantidad de productos químicos que puede haber (detergentes, limpiadores, jabones, medicamentos...).
Sustancias venenosas
Para los periquitos muchas sustancias aparentemente inofensivos pueden resultar muy venenosos. Algunos ejemplos: plomo, óxido, nicotina (cigarros y su humo), teflón (sartenes, también los vapores que desprende una sartén caliente), detergentes, alcohol y bebidas alcohólicas, medicamentos, insecticidas, tinta de bolígrafo y rotulador permanente, alcohol, café, especias, pegamento, tipp-ex, ambientadores (también el los vapores que desprenden los de meter en el enchufe), incienso, ...
Plantas venenosas
La gran mayoría de las plantas de adorno son venenosos o por lo menos irritantes para las mucosas si el periquito los muerde (y si están a su alcance, los morderá). También hay que tener cuidado con plantas con espinas como rosas o cactus, así como con la propia tierra de las macetas, que muchas veces contiene abonos o insecticidas. Aquí hay un listado más completo: plantas de adorno venenosas.
Objetos calientes
Obviamente, estufas de gas, planchas o vitrocerámicas encendidas o cocinillas de gas no deben estar al alcance de los periquitos. Pero también hay otras trampas, muchas veces mortales, no tan fáciles de identificar: vapor caliente (de comida al fuego en la cocina) puede quemar los pulmones del periquito si lo inhala. Otro peligro son líquidos calientes: aceite en una freidora caliente, sopa y otras comidas...
Muy peligrosos también son las lámparas de halógeno. Las bombillas alcanzan varios cientos de grados de temperatura, un periquito que aterriza cerca de ellos en el peor caso puede, literalmente, pegarse fuego al plumaje.
Otras mascotas
Como regla general, no debería haber ningún animal en la misma habitación que los periquitos cuando estos estén sueltos. También un perro normalmente pacífico y habituado a los periquitos volverse imprevisible e intentar atraparlos. No lo hacen por malicia, sino por su instinto: nunca olvidemos que un perro es un carnívoro cuyos antepasados, los lobos, se buscan la vida cazando a otros animales. Un movimiento imprevisto del periquito, volando cerca del perro, puede desencadenar este instinto de caza.
Lo mismo pasa con los gatos, con la diferencia de que es casi imposible habituarlos a la presencia de los periquitos, incluso si estos están enjaulados puede intentar atraparlos a través de las rejas.
Incluso animales aparentemente inofensivos como hámsteres, cobayas o conejos pueden representar un peligro: si el periquito aterriza en su jaula los roedores pueden morder sus patitas, por pura curiosidad, pero causando graves heridas al periquito.

Anatomía del periquito

Anatomía del periquito


PARTES DEL CUERPO DE UN PERIQUITO

ANATOMÍA INTERNA: EL ESQUELETO
.

lenguaje corporal de los pericos

¿Alguna vez te has preguntado como ven los periquitos? ¿Cómo escuchan si no tienen orejas? ¿Porqué inclinan la cabeza para mirarnos? ¿Cómo sabe una hembra que su huevo tiene polluelo o que va a salir?

Si entendemos como ven, como escuchan, su olfato, etc. responderemos estas preguntas y muchas otras que nos van surgiendo segun convivimos más con ellos.
¿Cómo ven?
Los periquitos ven colores y formas. Sus ojos estan situados lateralmente, con lo que su ángulo de visión es de 360º; sin embargo, esta visión puede ser bastante reducida cuando quieren fijarse bien en algo, para ello solo pueden mirar con un sólo ojo, de ahí que ladeen la cabeza para vernos!
Las aves, los lagartos, las tortugas y múltiples peces, poseen receptores ultravioleta en su retina y ven en 4 colores, mientras que los humanos vemos en 3 y los perros en 2. Un estudio de Timothy H. Goldsmith y Buron K. Butles, demostró que las aves ven como colores distintos las longitudes onda del utlravioleta y que los conos ultravioleta de las aves hacen que tengan esa visión tetracromática. Por este motivo, a los humanos se nos hace muy dificil saber cómo perdiben el color ya que, los periquitos pueden ver colores que ni si quiera podemos imaginar, seria como una gran diversidad de ambientes luminosos.
Además, sus ojos captan 150 imágenes por segundo, esto les es de gran ayuda en pleno vuelo (el ojo humano sólo capta de 12 a 16).
¿La vista tiene algo que ver con el atractivo sexual del periquito?
La respuesta es SÍ, aunque como ya sabemos no es lo único en lo que se basan para elegir pareja.
El color del plumaje y el atractivo sexual:
En el año 2002, se publicaron los resultados de un estudio realizado por científicos australianos (Revista "Science", edición 295). La bióloga Kathryn E. Arnold, de la Universidad de Glasgow, relacionó el color del prumaje de un periquito con su atractivo sexual.
Esta teoría se basaba en lo siguiente: Los periquitos, son capaces de percibir la luz ultravioleta del espectro solar, por lo tanto, la forma en la que ven los colores es totalmente distinta a nuestra visión del mundo.
Las plumas de la frente y de los lunares de sus mejillas, brillan bajo la luz ultravioleta debido a los pigmentos que contienen.

En el experimento, traraton las plumas con una sustancia que absorbe la luz ultravioleta y por tanto, el brillo queda eliminado. Aquellos periquitos que tenian las plumas NO TRATADAS, encontraban pareja con mucha más facilidad. Los resultados apuntaron que probablemente, las plumas son de gran importancia para la elección de pareja en los periquitos y en otras especies de psitácidos.
Este fenómeno de las plumas reflectantes, sólo se produce en periquitos de linea verde; los periquitos azules NO BRILLAN. De ahí, la explicación de que muchas veces, los periquitos azules en una bandada, se emparejan con más dificultad que sus congéneres verdes.

¿Cómo escuchan?
Cierto es, que los periquitos no tienen orejas ni ningún tipo de protuberancia esterior. Su oído esta cubierto por plumas. Está situado más o menos detrás de los ojos.
Los periquitos tienen el oído muy desarrollado, lo usan para comicarse entre ellos medantes llamadas y sonidos a gran distancia.
Hoy en dia sabemos, que al igual que los grandes loros, los periquitos son capaces de adaptar su canto original para imitar sonidos, como es el caso del lenguaje humano. El periquito NO HABLA, imita, repite sonidos que ha aprendido, puede llegar a asociar situaciones con determinadas palabras. Esta capacidad de imitación es posible gracias a la forma carnosa de la lengua y a la memoria de estas aves.

¿Qué nos quieren decir?
Los periquitos se comunican con nosotros a través de su lenguaje corporal, cuanto más tiempo estamos con ellos, más conocemos lo que quieren ...
Periquito relajado: Infla el plumaje y esconde una patita entre sus plumas. Suele piar relativamente bajo. Esto significará que está relajado y contento, no es momento de quejarse de nada! jajajaja. Mucho cuidado con confundirlo con un embolamiento al inflar el plumaje, a diferencia del anterior comportamiento, estaría adormecido y jamás retrae la pata y pia bajo.
Tengo sueño: Se comienza a inflar y a cerrar los ojos, bosteza y muchas veces emite un sonido antes de dormir como de rascar con la uña un papel, rozan la parte superior del pico con la parte inferior, esto les suele tranquilizar además de tener su función claro, como es mantener corto el pico. Las formas de dormir, como ya sabeis, son muy diversas.
Estoy malo: Normalmente se embolan (inflan el plumaje y paren una bolita), se les nota tristes y adormilados. Apenas cantan y algunos se vuelven antisociales, que por lo general son todo lo contrario. Dependiendo de que enfermedad tengan, presentarán otros sintomas además de los mencionados.
Que calor!: Un periquito no tiene glándulas sudoríparas, por lo tanto no suda. El periquito debe mantener su cuerpo a una temperatura en situaciones calurosas: abriendo las alas, ciñe el plumaje y muchas veces jadea ligeramente con el pico. También puede mostrar estos síntomas, después de un esfuerzo intenso.
Que frio!: Un periquito que tiene frio se coloca igual que uno relajado pero infla más el plumaje, al levantar el plumaje crea una capa caliente entre la piel y el plumaje y así le es más fácil de mantener la temperatura corporal. No suele cantar demasiado.
Tengo miedo: Suele permanecer quieto y agachado. Sus pupilas se contraen y respiran con rapidez. El más mínimo movimiento le sirve para revolotear hacia todos los lados, intentar huir, ... Si después de un susto, el periquito se calma, sacude su plumaje y adopta una posición más relajada.
Falta de movimiento y necesidad de estirar músculos: Cuando un periquito estira una pata o el ala, incluso ambos a la ves, es para relajar los músculos aunque muchas veces lo hacen por falta de esfuerzo físico. En otras circunstancias puede significar alegria o preparado para jugar! Tambien nos conocen a nosotros!.
¿Los periquitos pueden oler?
Esto no está documentado por los científicos, no hay ningún estudio para determinar su verdadera capacidaz olfativa, se dice que el olfato no lo tienen muy desarrollado aunque hay quien dice que tienen el mismo olfato que nosotros. Aún así, los periquitos no suelen reaccionar a los diferentes olores ni esto suele jugar ningún papel importante en su vida por lo que seguramente no les de por oler las cosas.
¿A qué les saben las cosas?
Al igual que su capacidad olfativa, el gusto en los periquitos tampoco está documentado. Nos basamos en que se les nota a la perfección qué alimentos les gustan y cuales no, ellos eligen y establecen sus preferencias, por lo tanto, al igual que nosotros, los periquitos tienen "Gusto".
¿Tienen tacto los periquitos?
Se dice que lo tienen mucho más desarrollado que nosotros, especialmente las hembras. Por eso, en época de cria pueden saber si su huevo tiene polluelo al cabo de unos dias y en el caso de que no, romperlo y tirarlo; incluso saben cuando va a eclosionar, manteniéndose inmovil y alerta, ya que es el momento más delicado de su cria.

¿ por que se asustan tan a menudo por la noche?


¿ por que se asustan tan a menudo por la noche?


Creo que un mosquito que detecte el calor de los ojos y párpados, que se pose y trate de picar al periquito, es suficiente para espantar al pajarillo, éste como loco se tire a volar (o se sacuda de forma violenta alertando al resto ), pues como bien dces, los periquitos tienen una reacción en cadena imparable...
Creo que si los tapas podrías evitar que se cuelen mosquitos o incluso mariposas nocturnas. Como les has puesto un tejadito con solapa, podrías poner una cortinilla parecida a la que tiene Tino a un lado de la pajarera, sería subirla y bajarla, daría sombra en la noche y serviría como mosquitera... Pues a parte de cubrirlos y dejarlos a oscuras, creo que la ventilación también sería menor, y ahora en verano lo que más agradecen es el fresco de la noche (durante el día bastante calor hace ya).
A mí me ha pasado unas cuantas veces, no los tengo completamente en el exterior, más bien en un balcón cerrado donde está la lavadora y la caldera, y sí que alguna vez se les ha dado por sufrir terrores nocturnos. Si me despiertan, voy y enciendo la luz un rato para comprobar que ninguno se ha hecho daño, y esper que se acomoden un poco para apagar la luz de nuevo...
Con la luna llena, también pueden detectar el vuelo de un ave nocturna, y no hay cosa que los espante más, que una sombra...
No puedes evitar que ocurra de vez en cuando, pero creo que una cortinilla tipo mosquitera para evitar insectos podría ayudar a descartar bichos de ese tipo.
Un saludo, a ver que nos comentan los demás y tennos informados!

Naturaleza y Comportamiento


LA MUDA


La muda es un proceso normal (no es una enfermedad) que en el periquito se lleva a cabo 2 ó 3 veces al año. 

El proceso se lleva a cabo poco a poco, así no surgen zonas completamente desplumadas, y normalmente el periquito tampoco pierde su capacidad de vuelo. Dura aprox. 2 - 3 semanas en completarse.

Las plumas nuevas salen envueltos en la prolongación del cañón, y parecen "pinchos" blanquecinos. Estos cañones se abren al cabo de poco tiempo y dejan a la vista la nueva pluma plenamente desarrollada. No te preocupes si tu periquito durante la muda parece un pequeño erizo - sobre todo la región de la frente se llene mucho de estos "pinchos". Muchos dueños se asustan pensando que se trata de parásitos u otra enfermedad, pero es algo absolutamente normal.

Durante la muda los periquitos son menos activos, duermen más y algunos muestran bastante "mala leche". Las nuevas plumas les pican al salir, y con el plumaje incompleto es más fácil que pasen frío. Sobre todo periquitos viejos o debilitados por alguna otra causa puede perder demasiadas plumas a la vez, y por tanto perder parcialmente la capacidad de vuelo. Esto hay que tenerlo en cuenta al soltarlos a volar por la habitación, es fácil que sufran algún accidente en un intento de vuelo.

La muda más fuerte es la juvenil, es decir la primera en la que se cambia el plumaje infantil por el adulto. Se produce a los cinco a seis meses de edad, y después ya no será posible reconocer la edad del periquito a simple vista. No es recomendable que un periquito crie antes de esta muda.

Para ayudar al periquito en su muda es importante:

- Proporcionarle un ambiente tranquilo, evitar cualquier tipo de estrés (no es buena época para empezar a criar) y no sacarle de su ambiente habitual si no es imprescindible. Durante la muda el periquito suele dormir más de lo normal y tiene que tener la oportunidad para hacerlo. 

- Durante la muda las necesidades nutricionales son mayores, el cuerpo necesita mucha energía para formar las plumas nuevas y el periquito se debilita mucho (ver recomendaciones en la alimentación durante la muda).

- Asegura una adecuada humedad ambiental (superior al 60 %) y ofrece a diario un baño templado a los periquitos (Este punto no es imprescincible).


Recomendaciones en la alimentación durante la muda:

- Aumentar la dosis de semillas energéticas: como puede ser las de avena, panizo, ...
- La pasta de cría tambien es buena para el crecimiento de la nueva pluma.
- Aumentar el aporte vitamínico ya que en esta época se consumen más rápido: fruta, verduras o incluso mezclar algun complejo vitamínico con el agua (tipo tabernil total). Destacar la hoja de espinaca fresca 2 o 3 veces por semana (muy buena para el plumaje) y el pepino, que contiene vitaminas y minerales (un trozo a diario).

EDAD DE UN PERIQUITO


EDAD DE UN PERIQUITO  

Los periquitos son sexualmente maduros a partir de los 5 meses, sin embargo no es aconsejable criar con hembras de menos de 1 año de edad. Los problemas de muerte, puestas sin fecundar, el nacimiento de polluelos con problemas o huevo atravesado (cloaquitis), es mucho mas frecuente entre hembras que crían sin llegar a los 10-12 meses de edad (En algunos casos, las hembras comienzan a criar a los 9 meses y las puestas son completamente normales).

La edad de un periquito no se puede determinar con exactitud, pero si podemos saber su grado de madurez fijándonos en el céreo, las ondulaciones de la cabeza, el iris del ojo y el plumaje.

- Los ejemplares muy jóvenes suelen tener el céreo rosado (en algunos casos azulado, blanquecino o amoratado) y sin brillo, mientras que los adultos lo tienen del color correspondiente a su sexo y variedad. Aunque en algunos ejemplares jóvenes él céreo cambia antes de la primera muda (1-3 meses), por lo general, se definirá el color a partir de los 4-6 meses.

- Las ondulaciones de la cabeza en los ejemplares jóvenes ocupan toda la cabeza y a medida que van creciendo la frente se va despejando de estas ondulaciones formándose en ellos una franja cada vez mas grande y definida de un solo color; este cambio, comienza a hacerse notable a partir de los 10-12 meses. Los ejemplares más viejos tendran la frente despejada y las rayas solo llegarán hasta medio centímetro por encima de la cera. Excepciones: Si el periquito es totalmente blanco o albino, estas rayas no existen.

- El iris del ojo no aparece hasta los 5-7 meses (excepto en algunas variedades que nunca lo llegan a tener), aunque a los 3 meses comienza a aclararse la zona del iris hasta que se les pone totalmente gris y a medida que el periquito va madurando se va haciendo más grande. Esto dará la sensación de que el periquito adulto tiene los ojos más pequeños que el jóven.

- El plumaje de los periquitos jóvenes es menos brillante e intenso de color (pálido) hasta su primera muda (muda juvenil), que suele ser alrededor de los 4-6 meses, además las manchas del cuello son más pequeñas. Los periquitos adultos tienen las plumas de la cola más largas que el del periquito jóven.

- El color del pico tambien varía con al edad debido a la cantidad de sangre presente en él. Los ejemplares jóvenes suelen tener el pico más ocuro, a veces los polluelos salen con el pico totalmente negro o manchado y en otras ocasiones anaranjado-amarillo. Los ejemplares adultos, tienen el color del pico más claro, por lo general es un amarillo más claro y segun van siendo más mayores pueden presentar tonalidades verdosas.

- Las patas y garras en el periquito jóven son lisas y sin escamas.